Control de Mercado

¿Para qué sirve el Control de Mercado?

Para la protección y defensa de los consumidores,  fomentando la inspección de productos y servicios de uso común, ordinario y generalizado, puestos a disposición del consumidor para comprobar su origen e identidad.

 

Hacer cumplir la normativa vigente en materia de precios, etiquetado, presentación y publicidad y los demás requisitos o signos externos que hacen referencia a sus condiciones de higiene, sanidad y seguridad.

 

Además de instar la adopción de medidas urgentes y requerimiento de colaboraciones precisas en los supuestos de crisis o emergencias que afecten a la salud y seguridad o intereses económicos de los consumidores.