21
Nov
2014

Luis Miguel Rodrigo recibe el premio de poesía ‘Blas de Otero’ de Majadahonda

 

El escritor madrileño se distingue por la utilización de tendencias estilísticas muy actuales en un verso de hondo calado existencial

 

El escritor y poeta madrileño, Luis Miguel Rodrigo González, recibió anoche el premio de poesía Blas de Otero de Majadahonda por su obra ‘Mala letra’ en un acto celebrado en la Casa de Cultura Carmen Conde que presidió el alcalde, Narciso de Foxá. El premio consiste en una dotación económica de 6.000 euros y una placa conmemorativa.

La finalidad del certamen, convocado por el Ayuntamiento de Majadahonda, a través de la Concejalía de Cultura, es impulsar la creación literaria. En esta décimo quinta edición han participado dieciocho obras

La viuda del poeta Blas de Otero y presidenta de su fundación en Bilbao, Sabina de la Cruz y la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Majadahonda, María Fernández Dobao, acompañaron al autor y al regidor de Majadahonda en el acto de entrega de premios que registró record de público, con más de 250 asistentes, y concluyó con un concierto de la Coral Polifónica ‘Enrique Granados’.

En recuerdo del poeta Blas de Otero, De Foxá aseguró que “la escritura era su vida”. “Él -continuó- convirtió el verso en la herramienta para tratar de cambiar el mundo y creo que este premio es el mejor homenaje para recordarle”.

Luis Miguel Rodrigo nació en Madrid en 1967 y es psicólogo clínico especialista. Entre sus obras poéticas publicadas destacan: ‘Inclemencias de un cardo borriquero’ (2006) y el ensayo ‘La enfermedad de la prisa: un trastorno de los ideales’ (2011). Pertenece al grupo poético ‘Poesía en sidecar’ y su obra se puede consultar en psico-poetica-luismi.blogspot.com.

Según José Luis Morales, miembro del jurado, ‘Mala letra’ es un libro escrito desde la solidaridad que, al cobijo de tendencias estilísticas actuales –verso claro, lenguaje urbano directo y muy escasas concesiones retóricas-, trata de dar voz a los que habitualmente no la tienen: hombres y mujeres, de cualquier edad y condición y habitantes de un inhóspito paisaje urbano. A su juicio, la obra “tiene un estilo muy oteriano: de hondo calado existencial y rabiosa actualidad emocional”.

 

Te interesa

Info-obras
Tiempo
Callejero
Teléfonos